Leave your
fear
behind
Project Fear.less
being less
human
Memorias de un antiguo sabor [Evento]
Últimos temas
Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Élite 45 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

Memorias de un antiguo sabor [Evento]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar


Hoja de Combate
HP:
20/20  (20/20)
Organización
Mensajes
Empleo
£
Fobia
Imagen
Imagen :
Organización : none

Fobia : Hemofobia [Sangre]

Mensajes : 44

£ : 136

Empleo : Camarera [King Tut's Wah Wah Hut]

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Memorias de un antiguo sabor [Evento]

Mensaje por Mavis Zahard el Lun Feb 13, 2017 1:25 am

Memorias de un antiguo sabor
Granny's Place

"Al leer el acertijo e ingresar el código en la caja, encuentras un pequeño papel de color negro, en su interior y de color blanco lleva escrito "Granny's Place".

Obviamente el único lugar en Glasgow con ese nombre es el pequeño y reconocido restaurant de comida hogareña emplazado en Old Glasgow.

 Una vez que llegues verás una casona pintada de un color granate oscuro, muy a la antigua usanza de los grandes edificios céntricos, con todos sus detalles realzados en un café oscuro que acrecienta el tamaño y la forma de la casa, pero sin romper el esquema de las construcciones en ese lugar. Al ingresar al restaurant te darás cuenta de que está casi lleno de gente, sobretodo trabajadores de los alrededores y turistas que vienen a comer alguna delicia típica de la zona mientras disfrutan la vista del río y la fauna natural que a veces se deja ver en sus orillas.

Entre los retratos de gente famosa, carteles de propaganda de productos obsoletos y las repisas con juguetes antiguos puedes encontrar, casi en el fondo del restaurant, un pequeño y alargado librero que se encuentra sobre la doble puerta que lleva a la cocina. En medio de todos los libros que ahí se encuentran, hay uno de lomo negro con símbolos plateados que rompe la escena en ese lugar.

El libro está a vista y paciencia de todos los comensales, el problema es como pasarás entre todos los clientes y meseros que ahí se encuentran, que por lo demás se ven bastante alegres, a menos que interrumpas su merienda.

¿Cómo lograrás recuperar el libro?"







Mavis Zahard no participa de juegos donde se hace el ridículo, !Nunca de los nunca! Así como lo lees, no antes, no ahora y no en un futuro, pero... ¿Cómo es posible que este parada allí? Delante de esa multitud de gente frente a ese hombre gordinflón de medidas absurdas para un ser humano, ¿Es que acaso no mantenía su salud?, ni la peli rosada misma quería saber como de grasosa debía estar la sangre de ese hombre. De sólo hacerlo le resultaba incomible a cierto punto, pero volviendo al tema... -¿Por qué?- se pregunto a si misma, aún tratando de entender aunque era obvio lo que había sucedido, se había visto obligada a participar luego que la multitud le hubiera llamado de cobarde cuando aquel regordete hombre la invitó a participar y aunque trato de zafarse de forma muy política para ella, el escuchar aquella frase fue suficiente para que la sangre dentro de ella hirviera de enojo y rabia. Y cual era la dichosa frase... "-Es solo una niña, no podrá con ello-" ... !Sí! Aquella maldita palabra "NIÑA" que tanto le disgustaba había sido el origen de todo esto.  -Sólo soy de contextura pequeña- Recalcó con aire de suficiencia mientras ladeaba su cabello lacio de un lado a otro.

Ahora, el evento era simple habían unas cajas delante de ellos, seis en especifico, las cuales podían ser abiertas por la respuesta correcta del acertijo que denominaba cada recipiente. Aunque no era devota de los colores, la de ojos naranja escogió la caja amarilla puesto que fue casi la última en apersonarse cuando el bufón organizador de todo indicó que podían escoger su propio reto. El acertijo escrito de forma pulcra y concisa mostraba unas simples palabras que decían lo siguiente:

"Granny's Place

Hay muchas preguntas rodeando tu cabeza,
Hay muchas palabras sin explicación,
Ven, acércate y pregunta lo que quieras,
En mis entrañas está la solución."


Y no bastaba decir que no era una experta en ello, es más nunca antes en su vida había participado de uno de esos juegos, a lo mucho conocía algo del bingo y eso era cuando las señoras de su consultorio se ponían a chismosear delante de ella mientras las atendía una a una, soportando las reglas de dicho disfrute de sus clientas, y de las innumerables negativas que había dado cuando la invitaban a participar, porque se parecía mucho a sus nietas, si pero a sus nietas de 13 o 15 años... !Faltaba más! !Otro insulto!. Calma Mavis, calma mujer... Resuelve ese bendito acertijo y estarás mas cerca de ser libre de esto. Pensó unos minutos sobre ello, la respuesta le parecía obvia pero no quería fallar, quizá estaba pensando demasiado en ello, así que la joven se acerco a la caja y digito la seña que creía era y !YOHO!... Respuesta correcta, la caja se abrió mostrando un pequeño papel con otro anuncio sobre a donde debía dirigirse así como instrucciones claras y concisas.

-Granny's Place- Mencionó la joven Zahard, mirando el letrero del restaurante y de su fachada de color granate oscuro -Lindo color- Mavis, parada afuera en medio del frío aunque este no le incomodaba para nada y !Agh!... Allí estaba ese recuerdo de cuando mencionó eso frente a una clienta que estaba con su nieta y de pronto todo el consultorio estallo en esa misma estrofa. "!Let it go! !Let it go!" ... -Basta de ello- Cierto, ella ya había tenido suficiente de ello. Así, se adentro al lugar, quitando el saco que cubría sus ropajes, siendo este un vestido claro que le llegaba hasta la altura de las rodillas con cuello en forma de "V" y espalda descubierta, en conjunto con zapatos bajos y muy cómodos. Ese solo hecho causó que muchos dirigieran su vista hacia ella, considerando obviamente su presencia en un lugar donde nunca antes le habían visto. -¿Dónde esta ese libro?- Pensó recordando la escritura que la había llevado hasta allí, la joven Zahard recorrió el lugar con la mirada y no podía negarlo, era un lugar lindo con buena vista y buena vibra pero justamente eso era lo contrario a ella, en esencia misma. La sala estaba llena al parecer, veía cada mesa repleta con todos los sitios ocupados, al igual que la barra, la atendiente que seguía sirviendo donas o uno de esos dulces que tanto le gustaban a los humanos, a otra sirviendo un poco de cerveza acompañado de un gran plato de comida. -Al parecer venden de todo- así continuo, viendo cada detalle hasta que en la parte del fondo del restaurante, cerca de aquella puerta que une la cocina del hall, estaba un librero pequeño pero con variedad infinita de objetos puesto que no solo libros reposaban sobre sus repisas de madera empolvada. Allí entre el pequeño desorden, los juguetes, y demás productos inservibles estaba una repisa dedicada a solo libros, entre ellos uno resaltaba más que otros, uno negro con palabras en color plata con un relieve tan llamativo para ella que le resultaba imposible retirar la mirada de ese objeto.

-¿Cómo ha podido llegar eso allí?- No tenia ni la más mínima idea ni sentido, quizá porque un viajero había llegado sin monedas y lo había dejado como pago o cosas así, lo importante era que ese era el objeto que debía tener en manos y el problema era... ¿Cómo conseguirlo, sin llamar la atención?. Comienza luego a mordisquear su dedo indice,  creando así una pequeña herida casi ínfima de donde se escabulle un punto de sangre, camina hacia una mesa llamando la atención de los ocupantes los cuales al verla sonrieron de lado. -Pasa algo pequeña- preguntó uno de ellos muy jovial quizá ya mareado por la ingesta de alcohol. -No nada señor, solo veo porque está usted aquí cuando está herido- habla ella con tanta normalidad ignorando el hecho de ser llamada "pequeña", cuando al mismo tiempo logra crear una pequeña aguja hecha del punto de sangre de su propia herida. No necesita mucho solo crear una pequeña herida en el sujeto para que todo funciones, y lo logra.

Cuando el sujeto deja de reír y mira su pecho,  el daño esta hecho, nadie ha visto como ni porque solo es notorio como la sangre comienza a brotar del hombre, no en demasiadas proporciones pues Mavis no desea matarlo ni nada, al menos no hoy, solo lo suficiente para asustarlo y lo consigue cuando el sujeto retrocede atrás con temor, chocando con un camarero, cayendo ambos al suelo y atropellando otras mesas en el camino de ambos. -El descontrol ha comenzado- pronuncia solo para ella, cuando la gente, chismosa como siempre se acerca a lo ocurrido,  hablando entre ellos pero sin hacer nada. Los camareros se desesperan, no puede haber heridos o la reputación del lugar decaerá mucho pero no hay nadie presente, ni un médico que pueda ayudar al hombre... ¿Cierto? La de ojos naranja sabe lo que debe hacer -!Toallas! !Para parar la hemorragia!-   grita, y un camarero le indica que el mostrador cerca de la cocina tienen lo que necesita. sin pedir ayuda se encamina hacia aquel mostrador, tomando las toallas entre sus manos y girando en el proceso para amarrar una toalla a sus cabellos rosáceos y no la interrumpan cuando trate la herida, como buena médica que es.

La dueña de la licencia médica se acerca al herido mientras con mucha concentración logra parar la hemorragia producto de una de sus habilidades, aunque claro primero empapa muchas toallas para dar un aire más dramático al acto, obliga a que sienten al hombre así la sangre luchará por la gravedad para salir de la pequeña herida, luego pide que le traigan su saco donde tiene guardados algunos frascos, y unas pomadas especiales que sirven en estos casos para limpiar heridas y mantenerlas húmedas y evitar infecciones. Aún presiona la herida pero ve que poco a poco, sin su habilidad, la sangre fluyendo va disminuyendo lo que le permite aplicar las cremas, no sin antes tomar en un pequeño frasco un poco de la sangre del sujeto, excusándose que le gustaría hacer alguna prueba sobre su estado. Venda la herida con lo que le dan, por ahora todo esta cubierto y todos están a salvo mientras la ambulancia viene en camino. Escucha los aplausos de la gente, pero decide dejar el lugar ya., muchos le preguntan a donde va. Ella responde. -Me iré primero, necesito analizar esto. Les dejo el resto a ustedes- habla mostrando el frasco con sangre recién recolectada. -¿Quien eres?- pregunta alguien sin saber quien es. -¿Yo? Una simple médico que va de paso- responde con una sonrisa fingida mientras sale del lugar aún con la toalla en la cabeza, al estar afuera retira la toalla y de esta cae el libro negro hacia sus manos. -Dos premios por uno- Sonríe de lado, con su diestra levanta el nuevo frasco mientras con la izquierda levanta el enigmático libro.


Última edición por Mavis Zahard el Lun Feb 13, 2017 1:45 pm, editado 1 vez
avatar

Admin
Organización
Mensajes
Empleo
£
Fobia
Imagen
Imagen :
Organización : Watchers

Fobia : Classified

Mensajes : 40

£ : 22

Empleo : Classified

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memorias de un antiguo sabor [Evento]

Mensaje por SIGMA el Lun Feb 13, 2017 3:08 am

El día esta de locos, no era algo normal para la gente estar tan motivada en la ciudad. Pero como siempre, son sólo fantoches sin vida que a la primera seña de multitud en la cámara principal de la ciudad, correrían sin razón con sus teléfonos de última generación para tratar de tener la primicia.
En este caso todos corrían a la gobernación por un miserable concurso. Que forma más baja de entregarse a los que estan arriba. Todo por unas limosnas que deberán pelearse por unos con otros.
La ciudad de a poco se está enfermando, cada paso por las calles de la ciudad es una alarma de que esta ciudad esta cada vez más infestada de escorias nacidas del horror. Era tanta la invasión, que la noche se volvía cada vez más insegura.

- Si esto sigue así, no habrá lugar donde esconderse - susurró para sus adentros mientras seguía un rastro que hace poco le habían entregado. Los casos de víctimas de miedo en la noche cada vez son mas grandes y ahora el estaba en la calle siguiendo el rastro dejado por un perpretador.

Las víctimas siempre están a merced de los servicios de urgencia, puesto los ataques de pánico en la calle ahora han sido pan de cada día. Pero pasan como eso, ataques de pánico, con el abuso juvenil de estupefacientes es normal que se revelen estos casos bajo el amparo de la luna.
Este perpretador era un caso peculiar, no era agresivo. Sino que tenía un estilo más calculador. Alguien que tiene la capacidad de arrancar el miedo de la gente sin generar tanto daño físico es alguien de cuidado. Y cuidado es lo que más tiene el de cabellera argenta.

Se paseó como pudo por el batallón de ciudadanos que trataban incasablemente de abrir las cajas de seguridad, y no pudo evitar posar sus ojos sobre una pequeña de rosada cabellera que sin hacer mucho atavio de sus capacidades, abrió la caja a la primera.
Pudo notar como otras personas también lo hacían, y varias de estas personas estaban en su caja de perpetradores, pero esta tarde, la investigación ya tenía un objetivo.

Le siguió de largo por todo el viaje hasta el pequeño local ubicado en el casco antiguo de la ciudad, observó con calma como la fémina ingresaba al restaurant, mientras el sacaba de su bata una pequeña grabadora y la acercaba a su rostro.

- El objetivo se movío hacia el salón. - dijo mientras se acercaba a un ventanal a observar las antiguedades que estaban colgadas en el marco de la ventana. Pese a la mezcla entre vagabundo y médico de urgencias, pasaba bastante desapercibido entre la gente - Nota de voz número siete mil trescientos veintisiete, pedir una porción de pastel de manzana y canela para llevar. -
Observó con calma toda la situación que se daba al interior del local, ignorando cualquier reacción que no fuese la de la pequeña, observó toda la atención de "urgencia". Y no tuvo reparos en alabar mentalmente el tratamiento entregado por esta misma.

Al notar como ella se retiraba sigilosamente del lugar, decidió arriesgarse un poco más y tratar de entablar un radio de observación un poco más cercano. Posó sus ojos nuevamente sobre la pequeña mientras esta salía desde el restaurant con rumbo desconocido, el olor a hierro y medicamentos se notaba fuertemente al pasar junto a ella.

- No importa el lugar del mundo de donde venga, el olor a hospital es universal - le susurró al pequeño aparato de color plateado que todavía estaba en sus manos - Al parecer el objetivo trabaja en algun centro de salud o farmacéutica. -

Avanzó como un suspiro junto a la pequeña y observó desde una distancia segura como esta se vanagloriaba de sus dos trofeos, por lo que no pudo resistir la tentación de entablar una amenaza de la mejor forma que sabía hacerla, escondido entre la rotación en el horario de colación de los trabajadores del lugar y los fisgones que al igual que en la gobernación, avanzaban con el móvil en mano tratando de tener la primicia del lugar para luego compartirla en sitios sin relevancia verdadera.
Se coló entre un grupo de personas que pasaban junto a la pequeña, y cuando logro acomodarse lo suficiente para que sus palabras llegasen a ella pero no de vuelta, soltó sus palabras como una lluvia de balas llenas de malicia.

- La supervivencia correrá por tus venas como la sangre corre en la de tus enemigos. Sólo espero que tu hambre de miedo no haga a otros llorar sangre. Porque muchas veces lo que derramas en otros, puede volver a tí. - Le dijo mientras se encargaba de llevarse con el un solo cabello arrancado con la pericia de años en un laboratorio, o sea, de la manera más torpe y esptrepitosa que pudo hacerlo, revelando por un segundo su fachada, teniendo que arrancar de entre el grupo de gente y del costado de la pequeña.

Arrancó hacia el restaurant y recordando el mensaje que había dejado en su grabadora, ingresó al local y pidió la tarta de manzana y canela que tanto le gustaba.


PREMIO: Un libro
Instrucciones

A simple vista es un libro antiguo cualquiera, podría fácilmente ser confundido con una biblia de la época renacentista; pero los dibujos en el lomo y en la contraportada hacen que se aleje completamente de esa idea.

El cuero de color negro forra por completo el cuerpo grueso y antiguo, más unos dibujos en relieve plateado rompen completamente la pulcritud.

En su interior notarás que las págias no están hechas de papel, sino que de un material un poco más grueso y cortado de una forma informal. Como si cada página estuviese hecha de forma única y peculiar.

La jerigonza en su interior es inteligible, no importa como trates de verlo, eso es cualquier cosa menos letras de algún alfabeto existente.

Una vez que la tomas, es como si el tomo tuviese vida propia, sientes como si el lobro respirase y pensase por si solo.


Efectos
- El libro es un objeto descartable (Se asume que la andas trayendo en todo momento a menos que en algún tema indicas que la regalas, vendes, o pierdes su propiedad por cualquier otro medio).
- El libro es inteligible no importa como lo trates de descifrar. (Al cobrar un tema en las crónicas, puedes canjear el libro por el doble de puntos de lo que normalmente recibirías).
- El personal de la biblioteca pagará de muy buena gana por tener ese libro en su vitrina. (Puedes canjear el libro por 50 puntos).

¡Felicidades, disfruta tu premio! Eres libre de postear una salida de este tema si así lo deseas. De no ser así, avisa para cerrar este tema.



「PoliceBox Rules!」


Disclaimer:
Perdón si el post es una mezcla bizarra entre desvaríos de anciano y crítica social, hace mucho que no roleo como el abuelito
avatar


Hoja de Combate
HP:
20/20  (20/20)
Organización
Mensajes
Empleo
£
Fobia
Imagen
Imagen :
Organización : none

Fobia : Hemofobia [Sangre]

Mensajes : 44

£ : 136

Empleo : Camarera [King Tut's Wah Wah Hut]

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memorias de un antiguo sabor [Evento]

Mensaje por Mavis Zahard el Lun Feb 13, 2017 4:02 pm


Por un momento se relaja, lo hace cuando guarda el libro en uno de los bolsillos de su saco mientras su otra mano sostiene el frasco con la nueva sangre y la toalla, al terminar de guardar el objeto se encarga de limpiar la superficie exterior del frasco con su izquierda, puesto que es la única mano libre y limpia, pasando a guardar el otro objeto en sus ropajes. La joven Zahard toma la toalla y quita todo rastro de aquel líquido con toques metálicos en su composición como el hierro que mancha su piel, es más le parece absurdo desperdiciar todo ese hermoso brebaje pero no puede hacerlo. Vive en un mundo de humanos, por consiguiente si la ven con sangre aparte de su tan sarcástico humor y pinta de delincuente, sería llevada a la policía de inmediato y eso, no era algo que buscaba por ahora ni nunca. Pues el solo comentar a las fuerzas del orden humanas sería posible que alguno de esos cazadores locos sin miedo la encontrase y persiguiese como un animal en una cacería.

-Listo- murmura la de cabellos rosáceos, caminando entre la gente con calma y tranquilidad hasta acercarse a un parque, donde yacen aquellos depositos de basura enormes, donde puedes botar basura y muy dificilmente sepan rastrear al dueño de cada residuo de su interior. Al estar cerca, deposita la toalla con sutileza entre un baldío de gente que camina cerca de ella, nada interesante, todo normal y aburri...do. - !Pero qué...!- No dice más, pues es como venderse a si misma, pero su pausa, esa incomodidad que se ve reflejada en su mirada son acciones muy poco vistas en la Zahard. Observa de un lado a otro y de reojo, sin llamar la atención. Ve a varios hombres de traje quizzá saliendo de la oficina, a mujeres con coches de bebes y a un grupo de ancianos caminando como si formasen parte de un asilo... Entre ese gentío ve una cabeza muy alta para un viejo senil, se ve diferente a ojos de Mavis pues tiene algo raro en la cabeza, o simplemente está chiflado, pero esquiva la idea y la desestima al no escuchar ni sentir nada más.

Esta parada sin decir nada, cierra sus orbes anaranjadas, pensando en las palabras que fueron dichas y traídas hacia ella por el viento, es más que coincidencia y ella, Mavis Zahard, no cree en coincidencias ni destinos, el destino es su voluntad, y así debe ser pero por más que piensa y piensa no puede evitar sentir que ha sido burlada y timada por el dueño de tan tétricas palabras. -Humillante- se restriega a sí misma por dejarse ver tan inofensiva. -Sea lo que me suceda a futuro, nada va a ser tan humillante como nacer del miedo de un mocoso- responde y aunque sabe que nadie le está escuchando, quizá sus palabras sean llevadas por el viento al hombre que minutos antes ha perturbado su paz con atosigantes palabras.

OFF: Salgo del tema~
avatar

Admin
Organización
Mensajes
Empleo
£
Fobia
Imagen
Imagen :
Organización : none

Fobia : none

Mensajes : 121

£ : 87

Empleo : none

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memorias de un antiguo sabor [Evento]

Mensaje por Storyteller el Mar Feb 14, 2017 1:28 am

Tema cerrado
 
Puntos Otorgados:

- Mavis: 59 +10 = 69 pts.

 

Contenido patrocinado
Organización
Mensajes
Empleo
£
Fobia
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Re: Memorias de un antiguo sabor [Evento]

Mensaje por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.